Romania, un país de conte


Romania es reivindica com un destí encantador i amb un gran potencial a Europa de l’Est. Fuig dels tòpics que envolten a la regió i descobreix tots els seus secrets. El nostre corresponsal, Cristian Calcisca, amb més de 10 anys d’experiència al país, ens dóna les claus per conèixer aquest país encisador.

–      ¿Qué llevo a un estudiante de turismo de la UAB a convertirse en un guía local de Rumanía?

Es un poco más complejo porque de hecho llevaba ya 3 años trabajando de guía cuando llegué a la UAB. Pero sí, es verdad que la experiencia en Barcelona me formó y me hizo seguir
trabajando de guía para mantener una cierta libertad que viví allí y el contacto con Cataluña y España también. Al mismo tiempo, eligiendo asignaturas como Creación de empresas o Empresa familiar, con profesores remarcables, me dio confianza y conocimientos para montar mi propio negocio en algún momento, lo que sucedió un par de años después.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

–       ¿Por qué tenemos que escoger Rumanía como nuestro destino para este verano?

Porque el país cambia a un ritmo tremendo y todavía, antes de tener más infraestructuras, más turismo y adoptar el euro, es el mejor momento para disfrutar al máximo de un país europeo atractivo, con servicios turísticos muy buenos y asequible.

–       ¿Qué tiene Rumanía que no tiene ningún otro país?

Pienso que la singularidad del país tiene más relevancia a nivel regional. Dentro de Europa del Este, Rumanía es quizás el país más equilibrado y armonioso: un tamaño medio, y una tercera parte para cada tipo de relieve, todo dispuesto así: la cordillera de los Cárpatos entra por el norte y forma un arco, cerrando la meseta de Transilvania en el centro del país, y bajando hacia las
fronteras con colinas y luego las fértiles llanuras, a todo eso añadiendo el reconocido Delta del Danubio y la Costa del Mar Negro.

Pero el ethos, el carácter de Rumanía no es comparable con el de ningún otro país de la región: una nación que habla un idioma romance y una combinación única de culturas, por tanto una diversidad tremenda de experiencias y atracciones: Bucarest, capital atípica pero con un centro urbano importante con estilo muy ecléctico y lleno de vida; Transilvania, integrando la historia del Conde Drácula y sorprendiendo con paisajes profundamente rurales pero al mismo tiempo con ciudades de arquitectura centro-europea, castillos medievales, palacios e iglesias fortificadas sajonas; o Bucovina: monasterios pintados al exterior, joyas únicas del arte bizantino en un paisaje de cuento.  

Castelul_Peles,_Sinaia_-_Vedere_panoramica

–       ¿Con qué región o ciudad de Rumanía te quedarías? ¿Por qué?

Con la región de Transilvania. Desde el punto de vista geográfico, es como un anfiteatro: rodeada y protegida por las cimas de los Cárpatos que bajan en altura y se vuelven en colinas -los Subcárpatos y acaban en las depresiones y la meseta. Aún más, como dice un historiador rumano: es una “ensalada refinada de culturas”. Y tiene razón en su comparación gastronómica, porque se puede reconocer cada comunidad, con sus características: sea rumana, alemana (sajona) o húngara. Es la tierra más rica del país, la cuna del pueblo rumano: donde los dacios tenían el centro de su estado posteriormente integrado en el Imperio Romano por el emperador Trajano, y… también porque es dónde nací y donde pasé muchas vacaciones de niño. 

Manastirea_Moldovita,_detaliu_pictura_exterioara

–       ¿Cuál es el edificio o monumento que destacarías de Rumanía?

Tienen que ser 2, porque juntos representan mejor la identidad de Rumanía.

Primero, mi favorito: El Castillo Peles en Sinaia, residencia de verano de la familia real, un edificio clásico en estilo europeo, pero al ser construido más reciente y con toda dedicación por parte del rey Carol I, la decoración del interior es impresionante.

Por otro lado, en Bucarest se encuentra un edificio como ningún otro en el mundo. El segundo más extenso después del Pentágono en Washington: El Palacio del Parlamento. Conocido como Palacio de Ceausescu o Casa del Pueblo, epitomiza la megalomanía del dictador en el peor momento económico: los años 1980. Es un símbolo de un régimen opresivo y de un periodo de penuria, poco a poco aceptado por la sociedad, pero con el interior acabado después de la revolución y sin duda sobresaliente y agobiante a la vez: todo a un tamaño sin precedente, opulencia alimentada por cantidades de mármol, cristal, madera y oro industrial. Hubiese sido el centro de poder comunista.

7557749966_d493c26de6_o

–       ¿Consideras que Rumanía es un destino muy desconocido? ¿Por qué?

Ya no tanto. Cada vez más gente habla muy bien de Rumanía y se está notando mucho el interés por el país que afortunadamente tiene la oportunidad de apartarse de la imagen negativa creada durante años por una parte de la prensa occidental y la indiferencia de las personas que identifican un país entero con algunos de sus ciudadanos.

–       ¿A qué tipo de viajero recomiendas un viaje a Rumanía?

Con toda confianza puedo decir: a cualquier tipo de viajero. De despedida de soltero hasta viaje cultural o religioso, de turismo activo hasta gastronómico, Rumanía es el nuevo destino en Europa que empieza a gozar de popularidad.

–       ¿Cómo definirías Rumanía con una sola frase?

La definición de la diversidad en Europa del Este, unida por el mismo idioma, sorprendentemente, un idioma romance.

Deixa un comentari

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s